Trabajo a partir de los lugares que frecuento.

Veo las cosas cotidianas como algo extraño, como objetos que permiten ver la profundidad de la experiencia contemporánea.

La ciudad, el mercado detallista, mi hogar y los flujos de información, me entregan un campo material que exploro desde diferentes aproximaciones.

Uso objetos, instalaciones, gráfica y acciones para ampliar mi relación con la realidad. Dentro de mis intereses distingo lo ya-hecho como gesto antropológico, el color como fundamento íntimo de lo que hago y la ironía como aproximación asintótica a lo real.

Mi interés último está en la realidad, sus formas y la manera en que su peso permite ver eso que normalmente doy por sentado.