2016. exposición individual en Worm Gallery.

colgado, 14 letras de metal intervenidas con uretano pigmentado. 200x200 cm aprox.

ouro falso, cartel de madera, afiches, genero dorado, chinches y tornillos dorados. 150x30 cm aprox.

sacos vacíos, aviso en tela de saco, tapas de bebida y clavos. 100x50 cm aprox.

confort, aviso en papel intervenido, marco de aluminio negro. 10x15 cm, 20x30 cm y 30x45 cm.

tela, señalética led y concreto. 120x30x15 cm aprox.

peligro, cartel, trozos de tela dorada, alambre blanco, colgador. 60x40 cm aprox.

termita, hoja de libro con perforaciones de termitas, marco de aluminio dorado. 60x40 cm aprox.

aa, letras de señalética retroiluminada, transformador y cable negro. 100x40 cm aprox.

 

Las Letras de Jackson

Carlos Silva

“Al contrario de lo que piensan los hombres de espíritu, las palabras no juegan. No hacen el amor como creía Breton, más que en sueños. Las palabras trabajan por cuenta de la organización dominante de la vida” Publicado en Internationale Situationiste # 8 (1963) La Internacional Situacionista.

En Worm Gallery de Valparaíso se presenta “Dislalia” de Nicholas Jackson. En una revisión parcial y sin mayor pretensión, podríamos describir que nos encontramos frente a letras, palabras y textos como imagen, los cuales se articulan en un espacio específico, pero vamos al título de la muestra; aproximándonos a una definición, podríamos dar cuenta que dislalia es aquella dificultad para articular el habla por la alteración de sonidos concretos o la sustitución de unos por otros.

¿Qué es lo que articulan las letras de Jackson? El objeto, letra encontrada es la matriz de todo esto, y a veces la letra tranzada, regateada. Si algo en común tienen la mayoría de estos hallazgos, son su otrora función, la publicidad, por consiguiente, la necesidad de promover algo, a veces necesario, otras veces deseado.

Aquí lo relevante es la articulación. Si hay algún gesto radical por parte de Nicholas, es la vuelta de estas letras a su estado significante. Se vuelven dislálicas en relación a su origen, no pueden articular esa función original, porque ya están viejas, gastadas, a destiempo, incluso incompletas. Por lo mismo, el estar, aunque sea de manera temporal en un espacio de arte, ha involucrado para Nicholas un hacerse de un dominio técnico para completar, o simplemente sustituir. Finalmente las ha preparado, las ha aggiornado, se nos presentan “dignas” para su nuevo trabajo.